El Secreto del Éxito

El secreto del exitoHoy vamos a hablar del secreto del éxito en una sola palabra. Y se lo garantizo, una sola palabra, lo prometo.

He estado estudiando el éxito por más de 40 años. Algunas de las personas más exitosas en el mundo han sido mis estudiantes y yo he aprendido mucho de ellos. También he pasado mucho tiempo acompañado por algunos de los psicólogos de investigación más respetados del mundo, hablando de lo que hace a algunas personas tener éxito y a otras fracasar, en resumen, la diferencia entre los que pueden y los que no, los que hacen y los que no.

Y después de todos estos años de estudio e investigación, puedo decirle una cosa con suma confianza: el secreto del éxito es la “Actitud”. Nada más. Y no es realmente un secreto. Las personas que tienen éxito no tienen menos problemas que las demás personas. No empiezan con mayor capacidad intelectual ni mejores padres ni con más dinero.

De hecho, a veces comienzan luchando contra adversidades increíbles. Pero tienen un modo de ver las cosas, un modo de ver a los obstáculos como posibilidades, un modo de resistir y aprovechar al máximo cada oportunidad, que casi les garantiza el éxito. Si se encuentra ante un desafío inesperado, fíjese en su actitud. Pregúntese: “¿debido a mi actitud no veo el modo de lograrlo?”.

Usted es exitoso y flexible, optimista y trabajador. Por lo tanto si quiere resumirlo en una palabra, no es para nada difícil: el éxito es una cuestión de actitud.

Nota: Agradecemos los contenidos al blog http://www.thepacificinstitute.com

 

Amor y Optimismo

 

amor y optimismoPara la mayoría de nosotros, la mayor fuente de felicidad en la vida es amar y ser amado. Hoy, hablemos sobre por qué el amor y el optimismo van de la mano.

Piense en las personas que conoce que son fuertemente optimistas. ¿Ha notado la profundidad y el alcance de sus relaciones? ¡Los optimistas son grandes amadores! Aman muchas cosas apasionadamente – la naturaleza, el deporte, la música, el arte, el jardín – lo que se le ocurra.

Pero sobre todo, aman a las personas. Les responden a los niños y a las personas mayores con entusiasmo. Están profundamente vinculados con sus familias. Por lo general están involucrados en acciones para ayudar a las personas con problemas. De hecho, tienden la mano a los demás todo el tiempo, dando el regalo de su atención e interés, y tienen un maravilloso modo de hacer sentir valoradas e importantes a las personas con las que hablan.

Su capacidad de admirar y disfrutar de los demás es una fuerza poderosa que ayuda a explicar su optimismo y que mantiene viva su percepción positiva. A causa de toda la energía amorosa que despiden, también les vuelve mucho amor. En tiempos difíciles, se encuentran en el centro de una red de apoyo que les ayuda a sobrevivir los momentos ásperos.

No hay ninguna duda al respecto. Las relaciones amorosas nutren el optimismo y el optimismo nos ayuda a volvernos más amorosos. Y recuerde esto: el amor realmente no es un sustantivo. Es un verbo y por lo tanto requiere que la acción sea real.

Nota: Agradecemos los contenidos al blog http://www.thepacificinstitute.com

Estrategia de Vida

Estrategia de vida

¿Tiene una estrategia de vida? No se trata de un plan, sino más bien de un proceso .

El proceso de ajustarse a la vida y lograr lo que más usted quiere es continuo, aunque sus metas pueden cambiar en cualquier momento. Pero si usted entiende el proceso, también entenderá que desarrollar una estrategia de vida es una idea estupenda. 

Ahora bien, una estrategia de vida no es un plan de vida. Un plan le dice qué ruta tomar para lograr una meta específica y los planes son valiosos. Pero una estrategia de vida le ofrece un abanico más flexible, a gran escala, bajo el cual sus proyectos pueden tomar forma.

Una estrategia comienza y termina con valores – un listado priorizado de lo que es importante para usted. Cosas como el autodescubrimiento, el crecimiento personal y espiritual, el bienestar mental y físico, el enfrentar los desafíos y las adversidades centrada y tranquilamente, y las relaciones armoniosas y cariñosas, etc.

Una vez que usted sabe lo que valora, puede establecer metas que le ayuden a causar que los resultados finales coincidan con sus valores. Esa es una estrategia, y es más grande que las metas individuales, pero igualmente importante.

Sin una estrategia completa, usted puede subir la escalera hacia el éxito, pero cuando llegue a la cima puede encontrarse con que está apoyada en el árbol incorrecto. Puede encontrarse con que, si usted no ha desarrollado una buena estrategia para llegar allí, el árbol que tiene los frutos esta sencillamente fuera de su alcance.

Nota: Agradecemos los contenidos al blog http://www.thepacificinstitute.com

¿Es Usted un Perfeccionista?

perfeccionista

¿Conoce a alguien que lo sea? Hoy, hablemos un poco del deseo a ser perfecto y lo que puede costarle.

¿Qué tiene de malo ser bueno? Nada, en lo absoluto, pero intentar ser perfecto puede costarle mucho en términos de salud mental y relaciones armoniosas. Verá, las personas que pueden movilizarse cuando hay problemas difíciles son por lo general aquellas a las que no les preocupa ser perfectas. Son felices con una solución parcial, confiados que inventarán el resto de la misma a medida que avanzan.

Ahora bien, los perfeccionistas intentarán decirle que sus estándares implacables los conducen a niveles de productividad y excelencia que no podrían alcanzar de ninguna otra manera. Pero a menudo, la realidad es exactamente lo opuesto. Los perfeccionistas por lo general logran menos, porque pasan demasiado tiempo paralizados por el miedo al fracaso. No empiezan nada hasta que no saben cómo terminarlo sin ningún contratiempo, y eso puede ser un error.

Aunque no sepan exactamente cómo van a lograr algo, las personas de alto rendimiento mantienen su visión del resultado final en sus mentes y avanzan igual. Éstas creen que obtendrán la ayuda que necesitan, encontrarán los recursos que necesitan y encontrarán el cómo a medida que avanzan – y por lo general así sucede.

Si, por cualquier razón, no logran el resultado que querían, no desperdician energía recriminándose. Simplemente aprenden de la experiencia y siguen adelante.

Nota: Agradecemos los contenidos al blog http://www.thepacificinstitute.com