¿Que es la Esperanza?

esperanza[1]

Todos estamos de acuerdo con que una actitud de esperanza es algo bueno. ¿Pero exactamente qué es la esperanza? ¿Se puede aprender? Siglos de sabiduría popular y de enseñanzas religiosas nos han enseñado los beneficios de una actitud de esperanza. En la actualidad, los investigadores creen que la esperanza puede estar asociada con la buena salud y mayor éxito, tanto personal como profesional.

¿Pero exactamente qué es la esperanza? Bueno, de acuerdo al Dr. Rick Snyder mientras estuvo en la Universidad de Kansas, la esperanza es una actitud práctica orientada a las metas – una postura que las personas asumen cuando deben enfrentar una dificultad. Combina la determinación enfocada en una meta con la capacidad de generar los medios para lograr las metas.

El Dr. Snyder desarrolló un estudio para medir la esperanza, y encontró que los estudiantes que tenían puntajes altos en esperanza también presentaban mejor rendimiento académico, más allá de sus notas en la preparatoria o de los puntajes de los exámenes de admisión. Las personas lesionadas o enfermas gravemente también progresan mejor cuando tienen muchas esperanzas. El actor Christopher Reeve tenía todas las intenciones de volver a caminar y si hubiera sobrevivido, a ninguno de nosotros nos habría sorprendido verlo caminando. La esperanza era una parte muy grande de su persona.

La investigación también sugirió que – con todas las demás cosas en iguales condiciones – una actitud de esperanza ayuda a las personas a superar obstáculos como la pobreza, la falta de educación e incluso la falta de apoyo social. En este último receso económico y ciclo de reconstrucción, son aquellas personas con esperanzas, aquellas que pueden expresar esa esperanza, quienes resistirán de mejor manera sus circunstancias. La esperanza parece reforzar su voluntad para sobrevivir y sin esperanza la voluntad desaparece.

¿Puedes aprender a tener esperanza? ¡Por supuesto! Ve al fracaso como una oportunidad para aprender en vez de un defecto en tu carácter y hazte el hábito de recordar tus logros pasados. Divide tus metas a largo plazo en submetas a corto plazo y recompénsate cuando las alcances. Visualiza un resultado positivo para cada situación, afírmate a ti mismo todas tus buenas cualidades y sin importar qué pase, aférrate a tus esperanzas.

 

Nota: Agradecemos los contenidos al blog http://www.thepacificinstitute.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s