La Autoeficacia y El Éxito Del Entrenamiento

    autoeficacia

¿Por qué algunas personas parecen poder hacer las cosas rápida y fácilmente mientras que a otras les cuesta o sencillamente se dan por vencidas? Cómo hacemos las cosas, cómo nos desempeñamos en el trabajo, a menudo depende de cómo nos entrenaron. Ahora bien, la mayoría de nosotros somos entrenadores así como también personas entrenadas. Eres un entrenador cuando le muestras a alguien cómo hacer funcionar algún tipo de maquinaria o cómo comportarse o cómo hacer un moño.

¿Pero qué hace que el entrenamiento surta efecto? ¿Qué es lo que determina que las personas a las que hemos entrenado puedan hacer lo que les hemos enseñado? Bien, muchos estudios han demostrado que se necesitan cuatro cosas para un entrenamiento efectivo: primero, se debe enseñar la técnica. En segundo lugar, debe haber oportunidad para practicar, un entorno de apoyo que recompense el desempeño, y por último, autoeficacia.

Ahora bien, la autoeficacia es tan sólo nuestro propio juicio sobre si podemos hacer cosas específicas, así como también, nuestra creencia en si podemos influenciar nuestro entorno. Y si bien nuestro nivel de autoeficacia puede ser general, la mayoría de las veces es específico para cada tarea. Por ejemplo, podemos ser eficaces en matemáticas, pero no tanto para cocinar o decorar. Y es diferente en cada individuo.

El Dr. Albert Bandura de la Universidad de Stanford, es un experto en autoeficacia nos dice que cuando nuestra autoeficacia es baja, evitamos las tareas difíciles, nos rendimos rápidamente y nos demoramos en recuperar la confianza después de fracasos o contratiempos. La autoeficacia se forma cuando practicamos algo lo suficiente como para desarrollar una competencia o dominio de ese algo, y cuando interpretamos que nuestro éxito se debe a nuestros propios esfuerzos en vez de a la suerte o a las circunstancias. Un beneficio secundario es el aumento de nuestra autoconfianza.

Es por esto que, cuando entrenes a otras personas – a tus hijos, por ejemplo – te será útil dividir las tareas en partes manejables, organizar prácticas que conduzcan al éxito y dar retroalimentación que enfatice el progreso en vez de los retrocesos.

Nota: Agradecemos los contenidos al blog http://www.thepacificinstitute.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s