Expectativas Irrazonables

Juzgarte a ti mismo

Hoy hablemos sobre la autoculpa. Las expectativas irrazonables y la autoculpa verdaderamente pueden hacer nuestras vidas desdichadas. Por ejemplo, ¿con qué frecuencia te oyes diciendo algo como “Dejé las luces del coche encendidas, ¿cómo pude ser tan estúpido?” o “Realmente metí la pata en la reunión de personal. Es que nunca voy a aprender”?

¿Esas frases te parecen familiares? Las afirmaciones de autoculpa como esas son normales para demasiados de nosotros. Ahora bien, la primera parte de esas afirmaciones no tiene nada de malo; son sólo hechos. Sin embargo, la segunda parte (el azote crítico) es la que hace que nos sigamos sintiendo mal.

¿Y si eliminamos las críticas y las cambiamos por algo más positivo? Por ejemplo, “Dejé las luces del coche encendidas. ¡Qué inconveniente! La próxima vez, tendré más cuidado”. O “¡Esta vez sí que metí la pata! Yo no soy así. La próxima vez, lo voy a hacer de otra forma”, y te dices cómo actuarás la próxima vez que una situación igual o similar surja.

¿Ves la diferencia? Si bien reconociste que te convendría mejorar tu conducta, también reconoces que cuentas con las competencias básicas y declaras tu intención de mejorar en el futuro.

En vez de juzgarte a ti mismo con dureza, por qué no te permites equivocarte de vez en cuando sin hacer tanto lío. Luego, proponte una meta positiva a la que aspirar. Verás que como resultado tu autoestima crecerá verdaderamente.

Nota: Agradecemos los contenidos al blog http://www.thepacificinstitute.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s