Pensar en Imagenes

Pensar con imagenes

Profundicemos un poco más cómo cambiar nuestra conducta negativa o la de otra persona. Ya hemos hablado antes sobre lo bien que funciona el proceso con los niños. La buena noticia es que también funciona con los adultos.

Como padres, sabemos que fastidiar a nuestros hijos para que dejen de hacer algo, en realidad, no funciona. Nos contestan, fingen que están prestando atención pero continúan con esa acción o conducta, o directamente nos ignoran. Cualquiera sea la respuesta, el resultado es el mismo: ningún cambio. Nos hacemos eso mismo a nosotros, cuando nos “fastidiamos” para adelgazar, dejar de fumar, o lo que sea. Por lo tanto, ¿cómo abordamos esto de cambiar las conductas negativas que podrían estar limitándonos?

Lo primero que hay que recordar es que los seres humanos pensamos con imágenes. (Mientras lees las palabras en una página, o escuchas las palabras, tu mente las va traduciendo a imágenes, inmediatamente). Cómo interpretamos esas imágenes se refleja en nuestras creencias y nuestras creencias están almacenadas en nuestro subconsciente, para siempre. En última instancia, actuamos o nos comportamos de acuerdo a esas creencias. Por lo tanto, si queremos cambiar la conducta, necesitamos cambiar las creencias cambiando las imágenes.

Ahora bien, para cambiar una conducta, uno tiene que reconocer la conducta actual y retarla. Luego, tenemos que detenerla diciendo: “Detente. Yo soy (o tú eres) mejor”. Lograr detener la conducta es solamente parte de la respuesta, porque la creencia/imagen que quieres cambiar todavía es la dominante en tu subconsciente. Necesitamos proporcionar una imagen de lo que sí queremos para que reemplace a la otra.

Por eso, debemos decir: “Detente. Yo soy mejor”, y luego proporcionar la imagen de reemplazo. “La próxima vez…” y describir cómo será la próxima vez. “La próxima vez, cuando alguien me encierre mientras conduzco permaneceré calmado”. “La próxima vez, pediré una ensalada en vez de una hamburguesa”. “La próxima vez…” es lo que proporciona la imagen de reemplazo con lo que sí quieres.

El reto es que tienes que querer hacerlo de verdad. Y esas imágenes de reemplazo efectivas las creas tú mediante afirmaciones dinámicas. “Soy un conductor que conduce a la defensiva y permanezco calmado durante situaciones de tránsito estresantes”. Ya ves a lo que nos referimos.

Nota: Agradecemos los contenidos al blog http://www.thepacificinstitute.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s